Basque Moonshiners

Uniendo el ayer con el mañana

Un vodka que nace bajo la luz de la luna

Antonello Favro fue un guerrillero italiano que llegó a Fontecha (País Vasco) en 1936 para combatir en la guerra civil española. Antonello enseñó a nuestro abuelo Tomás Ortiz de Zarate a producir vodka. Él fue el primer Basque Moonshiners. Utilizaron su receta traída desde los campos de Turín, en la región de Piamonte, y aprovecharon la patata de la zona, abundante y de calidad, para producir los primeros licores.

Esta vieja receta se ha conservado hasta nuestros días. Durante más de 70 años, los Basque Moonshiners han elaborado sus licores caseros con un viejo alambique que aún hoy se conserva. En un pequeño granero, con el viejo alambique, entre cazuelas y pucheros. Con sus propias manos. Bajo la luz de la luna. De aquella receta nace la destilería Basque Moonshiners y su primera creación Basmoon Vodka.

fotos-antiguas

Inspiración y tradición

 

Los Moonshiners de Estados Unidos son la inspiración.

 Personas que desafiaron la “ley seca”. Escondidos en el bosque y bajo la luz de la luna, utilizaban cazuelas de hojalata y viejos alambiques de cobre para destilar sus licores. Porque disfrutar de las cosas buenas exige correr un riesgo.

Inspirados por el espíritu Moonshiners y continuando la tradición vasca de producir licores caseros como el Patxarán, los Basque Moonshiners decidieron seguir su propio camino. Basmoon Vodka es el resultado de una receta mejorada a lo largo de muchos años. Producido en la Destilería de Basque Moonshiners en Vitoria, es un vodka Premium de 5 destilaciones a partir de patata.

Con la pasión de los Moonshiners; arriesgando; manteniendo el gusto por las cosas artesanas.